IMPACTO RSE > Notas

LEY DE EMPRENDEDORES: RESPUESTAS CONCRETAS PARA LOS PROYECTOS PRODUCTIVOS

El 30 de marzo de 2017, fue promulgada en la República Argentina la Ley de Emprendedores: un marco regulatorio que va a generar un ambiente mucho más favorable para que más proyectos puedan crecer, generar empleo de calidad y ser reconocidos en el mundo. La nueva ley apunta a facilitar la constitución, promoción y el crecimiento de pequeños emprendimientos. Según cree el Gobierno, el incentivo busca impulsar la creación de 300 mil nuevas empresas.
En el país hay muchos emprendedores, que son los que impulsan la innovación y el desarrollo, y personas con grandes ideas, que tienen dificultades para hacerlas realidad. Sólo un 20 por ciento de los emprendimientos logran madurar y algunos tienen que hacerlo en el exterior.
Hoy, el proceso de creación de una sociedad, su registro en la AFIP y la apertura de una cuenta bancaria puede llevar varios meses (incluso más de un año dependiendo de la provincia), lo cual desalienta a cualquiera que quiera comenzar una empresa dentro de la ley y de manera formal. Ni qué hablar de los tipos de sociedades disponibles (SA y SRL), que fueron creados hace más de 30 años, y no cuentan con la simplicidad y flexibilidad necesarias para los emprendedores. En el camino, quienes querían emprender perdían dinero, clientes y oportunidades. Y también ganas, energía y confianza en el país.
La agilidad para registrarla y la rapidez con la que podrá empezar a funcionar, va a hacer que se multipliquen las empresas y que se reduzca la informalidad, que hoy representa al 42 por ciento de los ocupados. La Ley impulsa la creación de una nueva forma jurídica, las SAS -Sociedades por Acciones Simplificadas-, que podrán acceder a estos beneficios:

• Constituir un CUIT ( Código de Identificación Tributaria) en 24 horas
• Abrir una cuenta bancaria de manera fácil y rápida
• Abrir una sociedad con un capital mínimo de dos salarios básicos
• Tener la posibilidad de que la sociedad sea de un único socio
• Decidir a qué precio emitir sus acciones, dependiendo del tipo de inversor
• Utilizar firma, libros y poderes digitales
• Y, al momento del registro, no va a necesitar ser tan específico en el objeto de negocio, por lo que, si el proyecto crece y se decide ampliar los servicios, no van a tener que hacer ningún trámite para ampliarlos

EL DIFICIL FINANCIAMIENTO

Cuatro de las siete empresas más grandes y de mayor impacto global de Latinoamérica son argentinas. Globant, Mercadolibre, Despegar y OLX, ellas pudieron desarrollarse a pesar de las condiciones desfavorables del ecosistema emprendedor del país. Pero otras, como Hickies o Bluesmart, tuvieron que irse y hacerlo en el exterior.
Teniendo en cuenta las dificultades que tienen los emprendedores para conseguir financiamiento, ya que hasta ahora prácticamente no existían programas de financiamiento para los que recién comienzan un proyecto, tanto de préstamos como de inversiones, o de mercado de capitales en acciones de grandes compañías que coticen en bolsa, la recientemente aprobada ley de emprendedores se propone resolver esos problemas y poder hacer crecer proyectos a escala global desde Argentina, con el objetivo de evitar más fuga de talento local.
En ese sentido, con relación al financiamiento y el acceso a capital, la ley establece un Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Capital Emprendedor (Fondce), cuyo consejo asesor federal estará integrado por representantes de las provincias y de las principales instituciones de apoyo al emprendedorismo, que tendrá a su cargo el desarrollo de programas de financiamiento para emprendedores en todo el país, como el Fondo Semilla, Incubadoras, Aceleradoras y Fondos de Inversión de Capital Emprendedor, tanto para emprendedores con fines de lucro como para aquellos que busquen principalmente un impacto social, incluyendo las cooperativas. Además, el Ministerio de Producción va a crear diez fondos y doce aceleradoras destinadas a financiar y a impulsar proyectos de alto impacto que se dedicarán a emprendimientos tecnológicos y sociales, y el resto a aquellos que posean base científica.
A eso se le agregan un fomento a la inversión en emprendimientos mediante un incentivo fiscal con un plus para los proyectos de las regiones menos desarrolladas y la regulación de plataformas de financiamiento colectivo (crowdfunding), que permitirán la federalización y la democratización de la inversión en emprendedores por parte de pequeños inversores individuales.

CON LA VISTA PUESTA EN LA SUSTENTABILIDAD

Actualmente, las empresas que están comprometidas en tratar de resolver problemáticas sociales y/o ambientales se constituyen bajo formas legales que no las representan. La Ley de Beneficio e Interés Colectivo (BICs), que forma parte del pack de Ley de Emprendedores, viene a reconocer y proteger jurídicamente a este tipo de empresas, no sólo porque no hay marco regulatorio para ellas, sino porque la sustentabilidad es una política de Estado.
Con este reconocimiento se posiciona a la Argentina dentro de la vanguardia mundial: actualmente, sólo Reino Unido, Italia, España y veinte estados de Estados Unidos reconocen a las empresas con propósito social y/o ambiental. En Latinoamérica es el primer país en hacerlo.
La ley llevará un tiempo de reglamentación e implementación, por lo cual comenzará a funcionar en mayo de 2017.
- COMENTARIOS
© 2017 - IMPACTO RSE